COMPRA COMPULSIVA

La adicción a las compras o trastorno de compra compulsiva es un tipo de comportamiento adictivo que se caracteriza por una pérdida de control respecto a la frecuencia e intensidad de lo que uno compra. Siendo muy frecuente la compra de objetos innecesarios o superfluos que no suelen responder a necesidades funcionales en la vida del individuo. Lo que de verdad motiva al comprador/a compulsivo/a es la gratificación que se deriva del mecanismo mediante el cual se desarrolla la acción de comprar, y no tanto lo que se compra.


Este comportamiento genera una serie de consecuencias negativas en la vida del individuo que sufre a varios niveles: económico, familiar, de pareja, psicológico, laboral, entre otros. Son frecuentes, por tanto, las deudas económicas y los engaños respecto a lo que se compra y a cuánto se compra, llegando incluso a manifestar ciertos problemas con la justicia.


Hablamos de adicción comportamental o conductual porque genera en el individuo: pérdida de control, síndrome de abstinencia y tolerancia, tal y como sucede en las adicciones con sustancias químicas. Es decir, compran, aunque no deseen comprar, no pueden resistirse a la idea de comprar una vez que ésta se cruza en su mente. Cuando intentan estar un tiempo sin comprar esto provoca gran malestar e irritabilidad. Además, el interés por lo comprado desaparece una vez adquirido, siendo necesario volver a comprar para volver a sentirse bien.


El ciclo habitual de la conducta compradora adictiva es el siguiente:


  • a) estado de ánimo disfórico (tristeza, ira, nerviosismo)

  • b) excitación ente las expectativas de comprar

  • c) adquisición placentera de objetos superfluos

  • d) arrepentimiento y autorreproches por el dinero gastado y por la pérdida de control

  • e) repetición del ciclo para la superación del malestar.


Las personas con este tipo de problemas suelen presentar varios intentos de resistir los impulsos que les lleva a comprar, pero suelen ser habitualmente fallidos.


Consejos para evitar la compra compulsiva


  1. Planea tus compras. Piensa sobre lo que realmente necesitas comprar, e intenta no dejar nada a la improvisación.

  2. Controla el gasto. Adapta las compras a un presupuesto acorde a tus posibilidades económicas.

  3. Piensa en lo que vas a comprar. Tómate tu tiempo y compara precios. No te dejes llevar por la agobiante publicidad.

  4. Las compras mejor en compañía. Te pueden aconsejar y te pueden ayudar a la hora de evitar descontrolarte.

  5. Evita las compras cuando presentes estados de ánimo disfóricos. No debemos utilizar las compras para sustituir otro tipo de emociones como la tristeza, ansiedad, irritabilidad o inquietud.


Test de autoevaluación para la compra compulsiva


  • ¿Crees que puedes tener un problema con las compras?

  • ¿Compras demasiado a menudo objetos que realmente no son tan necesarios?

  • ¿Te sueles sentir culpable por haber comprado objetos que en verdad no necesitas?

  • ¿Te has sentido culpable por haber gastado más de lo planificado o de lo que tu economía te permite?

  • ¿Has intentado dejarlo y no te ha sido posible?

  • ¿Cuándo tienes dinero, no puedes evitar gastarlo todo o gran parte en compras?

  • ¿Sufres fuertes impulsos (deseos repentinos e inexplicables) que te llevan a menudo a comprar?

  • ¿Has escondido tus compras o falseado su valor por temor a los reproches que puedas recibir en tu entorno familiar?


Si has contestado a varias preguntas de este cuestionario afirmativamente, es muy probable que presentes un problema con las compras. Ponte en contacto con nosotros y juntos buscaremos la mejor solución.